LOS CIELOS AÚN ESTÁN ABIERTOS PARA TI

LOS CIELOS AÚN ESTÁN ABIERTOS PARA TI

Mi ministerio lo comencé en las villas, mis campañas muchas veces las hago cerca de villas y siempre busco los lugares donde hay necesidad porque digo: “O vamos nosotros por ellos o ellos vienen hacia nosotros”. Hay que ganar a esa gente para que salga de la droga, de la violencia.

Así fue como dije: “Un jueves te acompaño”. Llegó ese jueves y cuando llegamos estaba lleno de personas esperando con niños pequeños. Al llegar el momento de la oración me rodearon y los toqué. Algunos cayeron al suelo, incluso las mujeres con sus bebés. Entonces pensé: “¡Cuánta necesidad!”.

De repente, apareció una mujer que me enganchó el brazo y me dijo: “Venga a mi casa” y me llevó por donde había un arroyo y a cien o cincuenta metros se encontraba un ebrio.

  • El hombre vivía alcoholizado de la mañana a la noche, su único deporte era tomar vino. Iba a la Municipalidad de Quilmes, porque trabaja ahí, marcaba la tarjeta ebrio y volvía igual para seguir bebiendo.
  • Fuimos hasta la puerta de la casa, en medio de la villa, y el hombre salió emocionado a la puerta. Le hablé y le pedí que repitiera: “Yo quiero salir de esto”.
  • A los cinco minutos ya estaba más fresquito, el 80% del alcohol en su cuerpo había desaparecido. Cuando me paré en la puerta de esa casa, escuché a alguien decir: “Jesús viene a visitarnos”.

Hoy los ladrones están entregándome armas y diciendo que no quieren robar más. Jesucristo es el mismo que ayer y la gente está esperando la manifestación de los hijos de Dios. Ellos preguntan dónde está Dios. Tenemos que ir a buscarlos por todo el mundo, predicar el Evangelio a toda criatura y las señales seguirán a los que creen en Dios.

By Gregmax